Arte y Polìtica

A Pesar de Voce

Cuando Chico Buarque rompió el silencio después de 6 años sin pisar un estudio, muchos nos entusiasmamos. Sobre todo porque aquellos que lo admiramos sabemos que tal vez no sea el mejor guitarrista, tal vez no sea el mejor cantante…pero sí es el único que puede cantar y narrar como él lo hace.
En 2017 sacó su último disco llamado Caravanas y muchos se maravillaron porque hacía referencia a Camus y El Extranjero. Sin mucho sentido, esto no era algo nuevo: ya lo había hecho The Cure con Killing and Arab. La verdadera maestría en Caravanas consiste en avisar del horror que vendría en tan solo 2 minutos con 47 segundos.
A fines del 2017 Brasil estaba convulsionado. Dilma Rouseff había sido depuesta por medio de una maniobra cuestionada, Lula estaba preso sin pruebas concretas, Temer era el presidente y se asomaba a la carrera presidencial Jair Bolsonaro. Aun a pesar de que su carrera militar había sido mediocre (apenas llegó a capitán, un rango medio) y de ser abiertamente homófobo y racista, ganó las elecciones.
En esos meses anteriores es que se produce tal vez la gran obra maestra de Chico. As caravanas como obra completa toca el racismo, el desprecio, las diferencias sociales…aunque también tiene lugar para el amor.
Caravanas describe una situación de refugiados y habitantes de las favelas despreciados por la gente de bien, que pide a gritos poder disfrutar de esas playas sin ser molestados. “Hija del miedo, la ira es la madre de la cobardía” sentencia Chico Buarque.
La historia de la familia Buarque está muy ligada al Partido de los Trabajadores. El padre, Sergio Buarque de Holanda no solo es considerado uno de los historiadores y sociólogos más importantes del país sino que además fue uno de los fundadores de ese partido.
As Caravanas es una obra maestra (más) de Chico Buarque porque articula como solo él puede hacerlo a Camus, la historia de Brasil y la actualidad cotidiana. Anticipa el horror de lo que vendrá. Muestra que aun a pesar de eso es posible la resistencia desde la música. Y no es la primera vez que lo hace (Construcción, en donde se denuncia el horror y la insensibilidad social ante las pésimas condiciones laborales de los obreros; Calice en donde juega con las palabras para hacer pensar que habla de una pareja y no de una consigna simil a “el silencio es salud” y eso es solo por nombrar dos).
Pero la más interesante para mí es A pesar de voce. En esa letra dice: “Apesar de você Amanhã há de ser Outro dia” (A pesar de vos mañana va a ser otro día).
Aquellos hombres fuertes que juegan a ser patrones de estancia (Macri) o caudillos (Bolsonaro) llegan al poder para enseñorearse de lo público porque donde hay un derecho, ellos ven un negocio. Sin embargo, como bien dice Chico Buarque, siempre hay esperanza. Y a pesar de ellos, a pesar del dolor que causan, a pesar del daño que generan. hay un mañana.
Siempre.

Dejar una respuesta