La Nota de Sol, Numero Seis

Cupo Vaginal vs. Cupo Femenino

En el mundo patriarcal hetero cis, la concha siempre ha sido objeto de deseo. Si, es un objeto como su portadora. El misticismo del agua de tanga que embruja a los hombres a ser esclavos de sus deseos a limites inimaginables. Porque un pelo, tira mas que una yunta de bueyes…
Y las conchas, digo mujeres, perdon, han conseguido históricamente trabajo explotando su cuerpo. Los altos cargos femeninos se consiguien (en los radiopasillos empresariales) en base de la exposición mas atroz de las sábanas femeninas. Las mujeres consiguen y pierden sus trabajos por sus meros desempeños sexuales. Volviendose eternas Maria Magdalenas del mundo empresarial esperando un mesias que las eleve o las abandone, en el barro del olvido de sueldos ignotos.
La gente que cree como valida esta teoria, es la misma que empuña la frase post-moderna “las leyes de cupo estan mal, porque hacen discriminación a los hombres blancos hetero cis” (claramente no en esos terminos, que hasta quizás desconocen). Pues bien queridos cultores de la meritocracia y la capacidad, vengo a revelarles algunas verdades incomodas que les serviran, de ahora en adelante, como leccion para no perder la perspectiva y la dignidad en una discusion en la cual carecen de argumentos.
La discriminación siempre es ejercida por el grupo de poder dominante. Nunca puede ser ejercida por el oprimido. En la sociedad Argentina, es imposible que un inmigrante latinoamericano discrimine a un ciudadano argentino. ¿Porqué? Porque son los que ostentan el poder empírico social. En el mundo del trabajo, funciona de la misma forma; un cupo especifico no deja sin oportunidades al grupo dominante. Reemplaza al eslabon empresarial mas debil por otro que probablemente tenga mayores capacidades pero que ha sido relegado por su posición minoritaria.
El cupo femenino (o el que sea) no funciona como “nivelar hacia abajo” ya que, si ud piensa eso, habla mas de ud mismo que considera que todo ese universo de personas representado en una minima caracteristica personal (como su genero o su color de piel) es capaz de alcanzar la calidad laboral del grupo dominante. Claramente, querido amigo, ud. esta discriminando. Las leyes de cupo funcionan con la logica de, a igualdad de capacidades o superioridad de las mismas (si, es tonto decirlo pero es necesario aclararlo) se elige al candidato que represente la minoria. Esto, solo asegura equidad de acceso al mundo del trabajo a todas los participantes de la PEA (poblacion económicamente activa).
En un mundo ideal y utópico, si creemos en la legítima igualdad de capacidades, y no oficiamos de discriminación selectiva -en lugar de selección por capacidades- el universo de personas debería replicar casi fielmente la composición de la sociedad. Ya que, ante universos iguales, se tiene el mismo porcentaje de personal capacitado para integrar ese grupo de manera equitativa.
En el caso del cupo femenino es necesario desterrar del imaginario colectivo el cupo Vaginal. Frases del estilo “uso bien las rodilleras” “anda a saber que hizo para conseguir ese puesto” o el viejo y directo “con quien se andara acostando” deben ser eliminadas para siempre del mundillo laboral para dar paso a una nueva era de respeto y de equidad, donde la genitalidad deje de interferir en el mundo del trabajo. Y equiparar las realidad femeninas y masculinas como asi tambien las experiencias en el ambito laboral con tolerancia cero a la discriminación o al acoso laboral con la diseminación de rumores. Porque yo, mujer que trabajo, lavo las sabanas en mi casa y no las cuelgo en mi oficina

Sol DiDomenico – @soldidomenico

Dejar una respuesta