Editorial, Numero Seis

La Utopía Peronista

Ayer, después de una semana difícil, de muchos cambios en Peronia, donde nos tocó despedir compañeros y darle la bienvenida a otros; estaba sentada en la vereda de casa, mirando la nada pensando en todo. Sobre todo en cómo encarar este número tan difícil.
Para Perón, existía la universalidad del trabajo y en la argentina del xxi tenemos una gran deuda peronista: el trabajo para todos y digno. Los números en la argentina siempre son apabullantes. El desempleo ronda históricamente en los dos dígitos. Las condiciones de trabajo son precarias. Muchos argentinos viven de changas, entonces me imagino al compañero Perón al lado mio y nos miramos y no sabemos qué decirnos. Porque para él, en el peronismo, existe solo una clase de hombres: los que trabajan. Dejando el trabajo casi librado el trabajo a la voluntad y el carácter personal. A la vieja y consabida frase “no trabaja el que no quiere” y sin embargo, sabemos que cuando se publica un trabajo, hay tres cuadras de cola para saber quién será el afortunado. Y mientras más se espera, más precarias se vuelven las pretensiones; relegando aportes, vacaciones pagas, sueldos por comisiones; y los que tienen trabajos, muchas veces se sienten el chiste de un comediante argentino racinguista que, cuando hay algún problema, se repiten como un mantra “qué suerte que no perdí el trabajo” Pensaba en todo eso cuando de repente, casi como una causalidad mandada por El Pocho, vino volando una mariposa. Revoloteó unos segundos alrededor mío, como para llamar la atención, y luego siguió su camino. Las mariposas, para mí, tienen un significado especial; tengo una tatuada por ella. “Nuestra mariposa”. La extrañada y luchadora Lohana Berkins… y cuando pensé en ella, todo tuvo sentido.
Este número pretende ser una radiografía social del mercado de trabajo; no nos interesa la pugna entre liberalismo y proteccionismo. Entre estado presente, estado invisible. Nos interesa entender que, desde los tiempos del Pocho, la sociedad cambió, el ser social cambió y el mercado de trabajo sigue siendo demasiado hegemónico y que la manera de hacerlo cambiar, somos nosotros mismos. Luchando. Este número está dedicado a la lucha por la equidad laboral. Vamos a hablar de colectivos y trabajo. De trabajo y precariedad. De métodos de selección de recursos humanos y equidad. Vamos a hablar de cupos y ley de cupos. Vamos a hablar de la revolución en el mercado de trabajo. Volví a mirar al Pocho, que lo llevo en las manos en forma de anillo y le prometí, que estamos luchando, para que su utopía peronista del trabajo universal, llegue un poquito antes.

Dejar una respuesta