La Entrevista, Numero Seis

Militancia en los Márgenes

Favio, mas conocido como Mosquito Sancineto, paso pr la radio y compartimos una calida y hermosa charla
SDD: Leí por ahí que si bien vos venís de familia militante nunca fuiste un militante de territorio, de militancia tradicional.
FMS: Así es, me haces acordar de mi hermano mayor, que siempre me escribía cartas hablándome de la militancia porque no podía creer que era tan frívola y coqueta y pensaba que estaba en un terreno como estúpida; entonces eras una persona con pocos valores. Y la verdad yo tenía los valores, estaban guardados para que aparecieran en su momento, con otras intenciones, cuando yo misme quisiera hacer mi propio recorrido.
SDD: Sos clara muestra que lo personal es político. Arrancaste muy chico, en el 79. ¿Cómo era salir de ese grupo de teatro donde todos eran raros como vos?
FMS: El hecho de tener la convicción personal de cómo me sentía, qué era y qué objetivos tenía. Saber que mi entorno de estudiantes, en las clases de teatro, con otres profesores era idéntico a mí, que había otres, eso alimentaba más mi autoestima. Después al encontrarme con otra realidad empírica, reaccionaria y que te señalaba con el dedo, te hacia dar cuenta que el problema lo tenían las otras personas; criticarme porque no me comprendían y no querían hacerlo.
A las personas educadas en ciertos cuadrados y que poco hacen por salir de esa propia geometría; añadirles la propia experiencia de vida, estos productos de la naturaleza que son absolutamente naturales, hace que traten de encasillarte y a mi me divertía mucho; en la adolescencia pensaban que era una mujer y me trataban de señorita entonces yo adrede ponía la voz mucho más grave y eso los sacaba. “Habla como mujer” decían, “aceptame asi” les contestaba. También pasaba con mis amantes de turno, con la demanda de ponerme tetas o tener voz femenina.
SDD: Vos sos une actor/actriz que te sientes cómodo interpretando papeles de mujer, de hombre, de travesti… tuviste problemas por esta condición de travestismo/transgenero para hacerte un lugar en un medio que no estaba preparado para eso?
FMS: Si, me fui a los márgenes. Profundicé mi carrera en el underground, y en los márgenes no hay límites, en Ave Porco, Las Fiestas Mayas, Las Fiestas Nómades, El Paracultural, Mediomundo Varieté… espacios que ya no existen.
SDD: ¿Y el Match de Improvisación?
FMS:Era mi caballito de batalla y mi vidriera actoral más convencional. Dentro de eso rompiendo códigos también. En lo más underground desarrollaba toda mi capacidad histriónica y artística y a la vez de imagen. Y todo comenzó con La Erotika, un experimento teatral, que duró 3 años (90/93) que se hacía en Babilonia. Siempre tuve la capacidad o la inteligencia de ubicarme en espacios y con personas que transitaban el mismo recorrido. No me expuse a la violencia de los reaccionarios. Ahí desarrollé mi historia y apunte a completarme en el conocimiento de otres compañeres trans, travestis que también empezaban a abordar ese terreno. Éramos como las que iniciamos en concreto la conquista de espacios, identidades y abrirnos a otras compañeras. No fue inmediato, fueron muchos años pero ahí se inició todo
SDD: Te sentiste discriminada a nivel laboral? Cómo está insertado el colectivo en el mundo teatral, del arte?
FMS: Antes fui discriminade, por prejuicios y personas; producción, actores, actrices que tenían prejuicios por celos, anda a saber porqué. o Por pura maldad.
SDD: el odio irracional al otro…
FMS: te voy a contar una anécdota ya comenzado el s xxi, fui convocade para trabajar en televisión, en cosas más comerciales; comenzaba el gobierno de NCK y CFK y la TV Pública empezó a querer transformarse. Estaban interesados en improvisación, pero antes me convocaron para una comedia familiar, era el hijo homosexual. Buscaban la caricatura. Yo dije que no, que no iba a hacer la caricatura, iba a ser el hijo/hija trans porque era de lo que había que hablar. El que no aceptó fue el protagonista, un actor muy conocido, que tenía que ser mi tío. RR sus iniciales y me hizo la vida un calvario. Todo lo que pudo. No me pudo echar pero me mortificaba todo el tiempo. Todo para provocar y demostrar su propia falta de humanidad, pero bueno lo superé… Son los precios que hay que pasar para fortalecerse y poder seguir conquistando derechos. Tal es así que todo se revirtió y me convocaron para trabajar en El Cervantes, en el San Martín, en El Marginal…
SDD: Como sentís la comunidad artística argentina respecto a la Comunidad LGTBI Q++
FMS: Hoy está todo muy frenado por la pandemia. Pero hasta el 2019 venía excelente porque un personaje travesti era protagonista de una telenovela, y eso ya es muy importante. Ojalá no haya sido una moda, sino que se profundice y continúe. Me encantaría ser convocado para todo tipo de personajes, trans, andróginos, femeninos e inclusive masculinos, propuestas de series en televisión; sí evitaría ser convocade para lo mediático.
SDD: Ese respeto gigante a la ridiculización, una señal de alarma de lo que consume el público…
FMS: Eso hay que desterrarlo de todo nivel cultural. La burla hacia la otra persona no significa nada. Es estéril, producto de una educación de ignorantes. Hay que superar eso, mejorar eso y hay que reubicar a las compañeras trans como por ejemplo Zulma Lobato en otras experiencias artísticas, sin pensar en los límites, todo lo contrario. ampliando los espacios… en una sociedad más sana y lejos de los ataques transfobicos.
SDD: también la red de contención es distinta…
FMS: exacto, por eso hay que proteger a todas las compañeras, hay que seguir luchando por los derechos laborales, la inclusión laboral de las compañeras, que sea concreta, que ocurra en todos los ámbitos, en todos los aspectos. Esa militancia no tiene que terminar nunca, la militancia es sinónimo de avance, aquellas personas que se molestan o nos estigmatizan por ser militantes están equivocadas, es lo que no brinda energía. La militancia por mejorar la sociedad, no para apropiarse de la sociedad

Dejar una respuesta